Su cuenta

Ante El Trono De La Gracia

Contenido Descargable

Ante El Trono De La Gracia [Libros]

Un libro de oraciones

  5.00
Usted puede calificar este producto si inicia sesión.
Disponibilidad
Más de 50 en Stock.
Precio:  $ 32.000
Tu precio:
$ 32.000

Publicaciones en el Blog que mencionan o reseñan este producto.

Boletín de Presa Mayo 2018

CLC Colombia, y su editorial, participó en la versión 31 de la Feria Internacional del Libro de Bogotá (FILBO), realizada en Corferias durante 18 días. CLC viene haciendo presencia en este evento desde hace 20 años,

Boletín de Presa Mayo 2018

Descripción

La oración es esencial para cada creyente.Nuestro Padre Celestial, el Señor Todopoderoso, amorosamente nos llama a venir a Él con nuestras alabanzas, acciones de gracias y peticiones. Él nos invita atener una comunión íntima con Él, y cuando nos acercamos, allí está Él.(Santiago 4; 8). La oración también es un privilegio.Debido al amor que Dios demostró en la cruz de Jesucristo, nosotros somos invitados a entrar en la presencia de Dios como sus hijos. ¿Puede imaginar ese gozo? 

Como una parte esencial del servicio de adoración durante más de cuatro décadas, John MacArthur ha liderado a la congregación de Grace Community Church en oración. Sus palabras le recuerdan alas personas que al orar están entrando en la santa presencia de Dios, y deben presentarse humildemente ante el trono de la gracia. Esta es una colección de muchas de esas oraciones.

"Necesitamos orar más; tenemos que pensar con más detenimiento en el contenido de nuestras oraciones, y necesitamos pasar más tiempo preparando nuestros corazones y lenguas para la oración. Con esto en mente es que presento este libro". JohnMacArthur.

Este es un libro basado en la oración,recomendado para todos aquellos que desean tener una guía de cómo debemos acercarnos ante nuestro Padre eterno. El autor ha incluido algunos pies de página que dan referencias cruzadas a los versículos claves que se mencionan en las oraciones.

http://www.gracia.org/



Propiedades

ISBN: 9789588867410
Editorial:
Editorial CLC
Referencia de producto: 01501410
Dimensiones:
104 x 20 x 210 mm
Peso: 0,348kg
Cubierta: Rústica
Número de páginas: 301
Idioma: Español

Contenido Libros

Palabras personales
Prólogo

• ORACIONES SOBRE LA ADORACIÓN Y LOS ATRIBUTOS DE DIOS

- Adorando sin reservas a nuestro Abogado
- El anhelo de una adoración constante y completa
- Alabando a Dios por lo que sabemos de Él
- Buscando la justicia perfecta de Cristo
- Amando al Señor de la Ley
- Reflexionando sobre el poder de Aquel
- Reflexionando sobre los ejemplos pasados y futuros de la fidelidad de Dios
- Alabando solamente a Dios
- Adorando a Dios por Su creación y especialmente por Su Palabra
- Alabando al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo
- Cantando alabanzas a Dios exterior e interiormente

• ORACIONES SOBRE EL GOZO Y LA ESPERANZA

- Sabiendo con seguridad que nuestro gozo es verdadero gozo
- Buscando amar con amor celestial
- Rebozando en gratitud por el amor de Dios
- Contemplando la vida eterna y el gozo
- Viviendo un pequeño cielo en la tierra
- Viviendo como si en verdad hubiésemos sido despertados espiritualmente
- Disfrutando del amor que Dios derrama sobre nosotros
- El Corazón adolorido está satisfecho en Cristo
- Agradeciendo a Dios por un banquete espiritual
- Esperando pacientemente por la justicia perfecta de Dios
- Acercándose a Dios cuando estamos abatidos, pero con esperanza

• ORACIONES SOBRE LA CRUZ Y EL EVANGELIO

- Aferrándose a la Cruz de Cristo
- Manteniéndonos en el Evangelio para ser conformados a la imagen de Cristo
- Siendo liberados de las tinieblas a la luz
- Alabando a Dios por cómo se ha revelado a Sí mismo
- Contemplando la Cruz y encontrando contentamiento
- Comprendiendo que aquello que nos fue dado gratuitamente, Cristo lo pagó en su totalidad
- Deseando ser más agradecidos y humildes con respecto al Evangelio
- Recordando de qué fuimos rescatados
- Asombrados por la salvación que Dios nos ha dado

• ORACIONES SOBRE LA SANTIDAD PERSONAL

- Anhelando nuestra continúa purificación
- Sabiendo que el patrón del pecado ha sido roto, y deseando un progreso constante para hacer el bien
- Experimentando todo lo que Dios tendrá para nosotros
- Avergonzarse de la hipocresía y desear la sinceridad
- El anhelo de ser caracterizado por el fruto del Espíritu
- Lamentando, como Lázaro, las vestiduras de muerte que permanecen en nosotros
- Capacitándonos para agradar a Dios
- Ser agradecidos por el poder que gobierna y cubre todas las iniquidades
- Imitando la fe de Abraham
- Ser Imitadores del Señor y reverenciar Su Palabra
- Deseando vivir una vida radicalmente transformada
- Deseando hablar de una forma que bendiga a Dios y a los hombres

• ORACIONES SOBRE EL SERVICIO ÚTIL

- Confesar con libertad para ser más resolutivos y útiles
- Un anhelo supremo por ser de bendición
- Estando capacitados para servir
- Buscando ser aceptables
- Regocijándonos por tener un lugar en el accionar de Dios
- Queriendo ser una parte activa del cuerpo de Cristo
- Cumpliendo la Gran Comisión
- Contemplando el poder de la Iglesia, el Cuerpo de Cristo
- Viviendo una vida transformada por amor a Dios y a los hombres


Anexo: Oraciones para festividades santas

- Una Oración Navideña: lo que realmente vemos cuando pensamos en el humilde nacimiento de Cristo
- Una Oración Pascual: Compartiendo la resurrección y la vida de Cristo







Prólogo

Hay un gran poder en la oración piadosa: "La oración eficaz del justo puede mucho (Santiago 5:16b)”. Sin duda usted está convencido de eso, ya que está leyendo el prólogo de un libro que busca conducirle al trono de la gracia, allí donde el pueblo de Dios puede recibir misericordia y encontrar la gracia que puede ayudarnos en nuestros tiempos de necesidad (Hebreos 4: 12-16). Uso el pronombre plural (ayudarnos) por su importancia al seguir el patrón establecido por nuestro Señor Jesucristo en respuesta a la petición trascendental de sus discípulos: "Señor, enséñanos a orar" (Lucas 11: 1).

Reflexionemos sobre el amplio alcance y la majestad de lo que se ha conocido con el paso del tiempo como El Padre Nuestro:
• Padre nuestro, que estás en los cielos, (La paternidad de la oración)
• Santificado sea tu nombre. (La prioridad de la oración)
• Venga tu reino. (El programa de la oración)
• Hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo. (El plan de la oración)
• Danos hoy nuestro pan de cada día. (La provisión de la oración)
• Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. (El perdón de la oración)
• Y no nos metas en tentación, más líbranos del mal. (La protección de la oración)
• Porque tuyo es el reino, y el poder y la gloria por todos los siglos. Amén.

Considere lo extraño y egoísta que sonaría la oración si fuera de la siguiente forma: "Mi Padre, que estás en el cielo... dame hoy mi pan de cada día. Y perdóname mis deudas, como también he perdonado a mis deudores. Y no me metas en tentación, más líbrame del mal". Aquellos que amamos al Señor no podemos dejar de sentir que las cosas más importantes por las que necesitamos orar van mucho más allá de nosotros mismos, de nuestros deseos, o de nuestra propia voluntad. El Espíritu dentro de nosotros nos obliga a levantar en oración a nuestros hermanos y hermanas en Cristo al mismo tiempo. Este libro busca ayudarnos, como pueblo de Dios, a orar más de esa forma de lo que realmente lo estamos haciendo. Debido a que somos criaturas caídas, luchamos constantemente con una tentación natural de centrarnos en el yo y en las circunstancias inmediatas, en lugar de fijar nuestros corazones y mentes en lo que nuestro Señor dijo que debemos orar. Eso es una de las muchas cosas que hacen de la oración una disciplina tan difícil para la mayoría de nosotros.

He estado predicando desde el púlpito de Grace Community Church por más de cuarenta años. Desde el principio, para mí una de las partes más reverentes y agradables de nuestra adoración pública ha sido el tiempo en que nosotros, como congregación, nos reunimos ante el trono de gracia. En nuestro orden normal durante el servicio de cada domingo, la oración pastoral es inmediatamente precedida por una lectura de las Escrituras, normalmente un capítulo completo o su equivalente. Mis oraciones generalmente hacen eco de las verdades que se destacan en cualquier pasaje de las Escrituras que acabamos de leer juntos.

A lo largo de los años, muchos miembros de mi rebaño me han dicho que la oración pastoral es importante para ellos cada semana. Con el tiempo, he perdido la cuenta del número de personas que han sugerido que deberíamos publicar una colección de oraciones pastorales en forma de libro devocional. Otros proyectos de impresión urgentes no me habían permitido hacer dicha tarea hasta ahora.

Con toda sinceridad, también he estado un tanto vacilante en publicar un libro de oraciones por las diferentes maneras en que los libros de oración pueden ser (y han sido a menudo) mal usados. Estas oraciones no están destinadas a ser recitadas por rito. Y odiaría pensar que alguien diga estas oraciones públicamente de una manera meramente ritualista. Recuerde que Jesús advirtió contra la vana repetición y las llamativas y grandiosas oraciones (Mateo 6: 5-8).
Recuerde también que Jesús, justo después de esta advertencia, dio a sus discípulos la oración prototipo más famosa de todos los tiempos para enseñarles a orar (versículos 9-13). Claramente, hay un lugar correcto y útil para las oraciones modelo; éstas nos ayudan a aprender cómo orar y qué orar; nos animan y nos ayudan en aquellos momentos en que ‘no sabemos orar como conviene’ (Romanos 8:26), y nos ayudan a ordenar nuestros argumentos cuando queremos defender nuestro caso ante el trono de la gracia, pero no podemos encontrar las palabras precisas (Job 23:4).

La oración espontánea puede ser maravillosamente apasionada y expresiva. La mayoría de nuestras oraciones deben ser espontáneas y salir de nuestro corazón, el cual siempre debe estar buscando al Señor. Sin embargo, también hay un lugar legítimo para organizar nuestros pensamientos y planear las palabras que vamos a decir ante el trono de Dios, especialmente cuando la oración es para un tiempo que hemos reservado específicamente para la adoración, ya sea en privado o en medio de una congregación.

Las oraciones compuestas tienen la ventaja de ser más reflexivas, sin rodeos y (cuando se utilizan correctamente) menos repetitivas. Aquí, por ejemplo, hay dos breves y clásicas oraciones escritas por Thomas Cranmer para el primer Libro de Oración Común de la Iglesia de Inglaterra: Padre todopoderoso y misericordioso, hemos errado y perdido tus caminos, como ovejas perdidas. Hemos seguido demasiado los pensamientos y deseos de nuestros propios corazones. Hemos ofendido tus leyes santas. Hemos dejado sin hacer las cosas que deberíamos haber hecho, y hemos hecho lo que no deberíamos haber hecho, y no hay salud en nosotros. Pero Tú, Señor, ten misericordia de nosotros miserables ofensores. ¡Libra a aquellos, oh Dios, que confiesen sus faltas! Restituye a los que están arrepentidos según tus promesas declaradas a la humanidad en Cristo Jesús, nuestro Señor. Y concédenos, oh Padre misericordioso, por amor a tu Hijo, que en el futuro vivamos vidas piadosas, justas y sobrias para la gloria de Tu santo nombre. Amén.

Dios Todopoderoso, ante quien todos los corazones están desnudos, todos los deseos son conocidos y ningún secreto se puede esconder: limpia los pensamientos de nuestros corazones por la inspiración de tu Santo Espíritu, para que te amemos y magnifiquemos dignamente tu santo nombre por Cristo nuestro Señor. Amén.

Note la brevedad y la elegancia simple de esas oraciones. El fraseo es maravillosamente compacto, y muchas de las expresiones son tomadas directamente de las Escrituras. Recuerde también que en el inglés clásico de la versión King James de la Biblia, la oración que Jesús dio a sus discípulos (Mateo 6: 9-13) es de solo cinco frases y comprende 66 palabras. La oración elocuente y la oración interminable son antitéticas.

A pesar de mi preocupación de que los libros de oración puedan ser mal utilizados de una manera que fomente el ritualismo y el formalismo religioso, los evangélicos de hoy parecen estar más tentados por la superficialidad, la autocomplacencia y la falta de oración. Necesitamos orar más; tenemos que pensar con más detenimiento en el contenido de nuestras oraciones, y necesitamos pasar más tiempo preparando nuestros corazones y lenguas para la oración. Con esto en mente es que presento este libro.

Estas oraciones están escritas con la esperanza de que usted las lea y las use como referencia. Las oraciones que encontrará a continuación han sido seleccionadas a lo largo de varios años, y la lectura de la Palabra de Dios que precedió a cada oración también está incluida. Para preparar su corazón, primero lea atentamente el pasaje de las Escrituras y mantenga abierta su Biblia al leer cada oración. Además, he incluido algunos pies de página que dan referencias cruzadas a los versículos claves que se mencionan en las oraciones. Siga el camino de esas referencias cruzadas; creo que ese ejercicio profundizará y aumentará su tiempo de oración.

Al preparar mi oración, a menudo he sido ayudado grandemente con recursos como las oraciones publicadas por Spurgeon y la colección de oraciones puritanas (mi favorita) El valle de la visión. Es posible que usted reconozca algo del vocabulario y algunas frases adaptadas de esas fuentes, y otras más, en este libro. Me he beneficiado mucho al ver cómo los grandes hombres de Dios en generaciones anteriores transmitieron verdad y pasión en un lenguaje simple y pintoresco (el cual ellos usaron independientemente de los matices de expresión que pudieran tener en sus oraciones a través de señales audibles como el volumen, el tono de voz, la inflexión y el énfasis). La lectura de algunas de estas oraciones en formato impreso es en sí una gran lección acerca de cómo orar, y una reprensión sobria para la forma torpe y tacaña en la que algunas veces oramos.

En mis oraciones públicas, siempre he hecho un esfuerzo consciente por no atender a la inclinación de nuestra generación por modismos superficiales, repetitivos y pegajosos. Si las oraciones de este libro lo motivan a orar y le ayudan a ser más expresivo, o le recuerdan que debe ser más reflexivo en su vida de oración, entonces yo sería recompensado abundantemente por mi trabajo. ¡Que usted sea aún más bendecido ricamente por el magnífico Rey que nos invita a Su trono de gracia!

Sinceramente en Cristo,
John MacArthur


Los clientes que compraron este título también compraron:

Escribe una reseña para este producto

Comentarios

Debes iniciar sesión para agregar una reseña a un producto

Si deseas manténerte al día con nuevos libros, ofertas, ministerio y más; suscribete a nuestro boletín de noticias aquí.

PayuPSESeguridad certificado SSL

Youtube   instagram   twitter

WhatsApp +57 316 7411681

Cada vez que usted hace una compra, CLC Colombia® destina recursos para la obra misionera y el trabajo social en Colombia y en el mundo.

CLC COLOMBIA® 2017 Todos los derechos reservados. Diagonal 61 D Bis N° 24-50 Bogotá. Colombia. CLC COLOMBIA® Es una organización sin animo de lucro legalmente constituida en Colombia