Su cuenta

Un Cristianismo Sencillo

Contenido Descargable

Un Cristianismo Sencillo [Bolsilibro]

Redescubra los Principios Fundamentales de nuestra Fe

  0.00
Usted puede calificar este producto si inicia sesión.
Disponibilidad y precio

Disponible

Disponibilidad
Más de 50 en Stock.
Precio:  $ 11.500
Tu precio:
$ 11.500

Descripción

Encienda su fe y reavive su primer amor por el Señor¿Su relación con Jesús es fría y está estancada, aunque su vida parece más compleja y confusa?  El reconocido autor y excelente maestro de la Biblia John MacArthur cree que aquello que se ha perdido puede ser hallado; que su caminar con Dios puede reavivarse.  Este avivamiento comienza cuando usted retorna a su primer amor. El pastor MacArthur nos muestra cómo restaurar el fuego de la convicción que es el centro de seguir a Cristo mediante el entendimiento de Su carácter, Su gloria y Su amor por usted.  Si desea incrementar e intensificar el amor por el Señor, John le reta a hacer de Cristo el centro de su vida diaria en cada actividad, en cada conversación y en cada pensamiento privado.  Cuando usted hace del Señor Jesús su prioridad y le ama con todo su corazón, alma, mente y fuerzas, Dios es glorificado… y esa es la esencia de vivir un cristianismo sencillo

.“En el libro Un cristianismo sencillo del pastor John MacArthur se exponen de manera clara y profunda los principios fundamentales de la fe cristiana. En él, a manera de introducción, se dice que «la esencia de la vida cristiana es amar a nuestro Señor Jesucristo», y a fin de cuentas, ese es el propósito de esta edificante lectura: que a través del conocimiento de las más relevantes    —pero fácilmente olvidadas— verdades bíblicas, se nos guíe a comenzar o a renovar una vida realmente plena y firme en las cosas de Dios con Cristo a nuestro lado.”Nicolás López Alarcón.,fuente:www.accesodirecto.org/index.php/resenas/un-cristianismo-sencillo-john-macarthur/#.WtFGm4jwbIU  

En este libro encontrara una exposición de la Deidad del Padre, su carácter y amor por cada ser humano. Jhon MacArthur desafía al lector de a hacer de Cristo su centro todos los días incluye una guía de estudio para que la pueda realizar personal  o en grupo.


Propiedades

ISBN: 9789588217963
Editorial:
Editorial CLC
Referencia de producto: 01501963
Dimensiones:
110 x 170 x 10 mm
Peso: 0,166kg
Cubierta: Rústica
Idioma: Español

Contenido Libros

INDICE

1. PRIMERA PARTE: JESÚS NUESTRO DIOS
• El supremo
• El glorioso plan de Dios

2. SEGUNDA PARTE: JESÚS NUESTRO SALVADOR
• A semejanza de los hombres
• El siervo sufriente
• Nuestro amoroso sustituto
• El sacrifico perfecto

3. TERCERA PARTE: JESÚS NUESTRO SEÑOR
• Nombre sobre todo nombre
• A la diestra de Dios

4. CUARTA PARTE: JESÚS NUESTRO PRIMER AMOR
• Amor y obediencia
• En busca de nuestro primer amor

GUÍA DE ESTUDIO PERSONAL Y EN GRUPO
ÍNDICE DE LAS ESCRITURAS
ÍNDICE DE TEMAS

Prólogo

La esencia de la vida cristiana es amar a nuestro. Señor Jesucristo. Si usted es cristiano, ama a Cristo. Infortunadamente, la intensidad de su amor está sujeta a varios niveles de fluctuación. Se requiere un compromiso firme de nuestra parte para poder amar a Jesús con todo el corazón, con toda el alma, la mente y las fuerzas. Quizá no existe una mejor ilustración de la forma en que la intensidad del amor a Dios puede disminuir, que to acontecido a la iglesia de Éfeso, a la cual Jesús le dijo: "Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor, (Apocalipsis 2:4). La enfermedad que afectaba a esa congregación es la misma que golpea a muchas iglesias contemporáneas. En lugar de cultivar una relación íntima y profunda con Cristo, muchos creyentes optan por ignorarlo; se convierten en víctimas de la cultura y se dedican a propósitos mundanos y vacíos. Estoy tan interesado en que el amor por Cristo no se enfrié en las vidas de los creyentes que, en repetidas oportunidades a lo largo de mi ministerio en la iglesia Grace Community, he predicado mensajes de advertencia tomando como fundamento Apocalipsis 2:1-7. Este texto enseria de forma muy directa el peligro de que nos ocupemos tanto en actividades para Cristo que olvidemos la necesidad de mantener una relación amorosa y vibrante con el Señor. La iglesia de Éfeso tuvo un gran comienzo. El Apóstol Pablo invirtió tres años de su vida enseñándoles a los creyentes efesios todo el consejo de Dios (observe Hechos 20:27, 31). Nuestro Señor incluso elogió a los miembros de esa iglesia por su servicio
Yo conozco tuso obras, y tu arduo trabajo y paciencia, y que no puedes soportar a los malos, y has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos; y has sufrido, y has tenido paciencia, y has trabajado arduamente por amor de mi nombre, y no has desmayado... Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor. Recuerda, por tanto, de donde has caído, y
Arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré pronto a ti, y quitare tu candelero de su lugar, si no to hubieres arrepentido. (Apocalipsis 2:2-5)
La iglesia de Éfeso era un grupo de personas esforzadas y perseverantes en medio de la dificultad; habían hecho de la santidad y la justicia su estilo de vida. Puesto que tenían una doctrina sólida, reconocían a los falsos apóstoles y evitaban la influencia de esos hombres. A pesar de su éxito, fallaron en el asunto más importante: abandonaron su primer amor. Su pasión y fervor se enfriaron y su vida cristiana se volvió un asunto ortodoxo y mecánico. Servían a Dios sin amarlo profundamente. Todo lo que hacían se había convertido en algo automático. Creían y hacían todo lo que era correcto pero lo hacían con frialdad. Al igual que los creyentes de Éfeso, Israel había sido una nación santa para el Señor desde su inicio. Dios le dijo al pueblo: "Me he acordado de ti, de la fidelidad de tu juventud, del amor de tu desposorio, cuando andabas en pos de mí en el desierto, en tierra no sembrada" (Jeremías 2:2). Pero luego les dijo: `Que maldad hallaron en mi vuestros padres, que se alejaron de mí, y se fueron tras la vanidad y se hicieron vanos?" (vr. 5). La luna de miel en Israel Llegó a su fin; lo mismo sucedió en Éfeso. Cuando el amor se enfría, nace la apatía espiritual, la cual luego se convierte en amor por el mundo, en tomar el mal a la ligera, al igual que en corrupción, muerte finalmente, juicio. Imagínese cuan abrumado se sentiría usted si repentinamente su cónyuge le informara que no lo ama, pero tuviese la intención de seguir viviendo y durmiendo a su lado sin que cambie absolutamente nada. De igual forma, sería absurdo que usted le dijera al Señor que ya no lo ama como antes pero que tiene la intención de seguir asistiendo a la iglesia para servirle, cantarle y adorarlo. Quiero decirles que muchos de nosotros hacemos exactamente eso, aunque no somos conscientes de dicha realidad. Ese es el peligro que hay en la apatía espiritual. El apóstol Pablo nunca olvidó la importancia que representaba su relación con Cristo. "Pero cuantas cosas eran para mi ganancia, las he estimado como perdida por amor de Cristo. Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como perdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he Perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo" (Filipenses 3:7-8). Su pasión era conocer a Cristo; en su vida nada era tan importante ni producía tanta devoción como Cristo, ni siquiera su herencia hebrea. Irónicamente, Pablo quería generar el mismo amor y devoción en los creyentes efesios; por eso les recordó lo que ya poseían en Cristo (capítulo 1 de Efesios). No podemos aseverar con certeza cuál era el nivel de dependencia en Cristo que estos creyentes tenían pero, al parecer, no era suficiente porque nuestro Señor tuvo que ordenarles que "recordaran de donde habían caído"(Apocalipsis 2:5). Había crecido una nueva generación de cristianos en Éfeso que se aferraba a su fuerte tradición pero no poseía un intenso amor por el Señor. Incluso es posible que algunos de los que asistían a la iglesia no fueran creyentes. El famoso Puritano Thomas Vincent describió lo que sucede cuando carecemos de amor por Cristo: “La vida cristiana en esencia consiste en nuestro amor Por. Cristo Cuando no amamos al Señor, carecemos de vida y nos asemejamos a un cadáver, el cual no tiene alma ni posee vida natural. La fe sin amor a Cristo es una fe muerte y un cristiano sin amor a Cristo es un cristiano muerto, muerto en delitos y pecados. Cuando no amamos al Señor, podemos poseer el título de cristianos, pero carecemos totalmente de aquello que nos hacer realmente cristianos. Incluso podemos tener apariencia de piedad, pero carecemos totalmente de poder.
Leer más

Los clientes que compraron este título también compraron:

Escribe una reseña para este producto

Comentarios

Debes iniciar sesión para agregar una reseña a un producto

Si deseas manténerte al día con nuevos libros, ofertas, ministerio y más; suscribete a nuestro boletín de noticias aquí.

PayuPSESeguridad certificado SSL

Youtube   instagram   twitter

WhatsApp +57 316 7411681

POR CADA COMPRA QUE REALIZAS CLC COLOMBIA® DESTINA RECURSOS PARA LA OBRA MISIONERA Y TRABAJO SOCIAL EN EL MUNDO  

CLC COLOMBIA® 2017 Todos los derechos reservados. Diagonal 61 D Bis N° 24-50 Bogotá. Colombia. CLC COLOMBIA® Es una organización sin animo de lucro legalmente constituida en Colombia NIT: 860067907-3